“Estamos haciendo una gira en Bicicleta desde California hasta Chiapas, generando nuestra propia electricidad en los conciertos, para transmitir que no todos los gringos quieren conquistar el mundo y hacer la guerra.” Estas son las primeras palabras que escuche de Kipchoge (líder del grupo) en un concierto en un pequeño pueblo de baja California (México) en donde yo vivía.

Decidí grabarlos por unos días. Al verlos por la cámara, filmándolos en el pueblo confirme lo que la intuición me decía desde un principio: ellos eran verdaderos protagonistas de una película que contaría una gran historia. Después de una semana de convivir con ellos y grabarlos, ya no podía dejar de aceptar que debía ocupar el rol de director en este documental que la vida trajo a mis manos.

Arme un equipo de trabajo con Erick en sonido, Oscar en asistencia de dirección, Mazo en producción y José en labores varias. Ellos se entusiasmaron con el proyecto y pese al poco presupuesto que teníamos, pusieron todo para sacar adelante el rodaje. Mucha otra gente se entusiasmo con el proyecto y nos ayudo a seguir adelante durante los 5 meses de rodaje.

Desde esa primera semana en Baja California hasta el ultimo día de rodaje, Los Ginger Ninjas no dejaron de sorprenderme. Muchas veces mientras grabábamos una escena, nos mirábamos con Erick y Oscar, sorprendidos por todo lo que sucedía. Parecía que había un buen guión escrito sobre el viaje y nuestro trabajo era filmarlo y transformarlo en una película.

La propuesta sincera de Los Ginger Ninjas producía a lo largo del viaje mucha apertura en las poblaciones que visitaban, ellos tocaban y daban su mensaje desde el corazón, llegando a los corazones de la gente.

Mi entusiasmo por la película fue creciendo con el tiempo. Al principio me parecía muy bueno poder contar una historia de ciclistas músicos ecologistas cruzando un país. Me entusiasmaba la fuerza de cada uno de ellos, la música, el mensaje ecológico y el poder recorrer México metro a metro.

Con el tiempo se sumaron a los primeros elementos mas visibles de Los Ginger Ninjas (que de por si ya son impactantes), los sucesos que me permiten hablar de las relaciones humanas, la libertad, el amor, la voluntad, el crecimiento personal y varios otros temas que se cuentan a partir de las historias de los protagonistas.

La gira de los Ginger ha impactado mucho en todo México, siento hoy la responsabilidad de contar esta original historia al mundo.

Es un momento en donde es importante hacer propuestas concretas y no solo criticar. Mi compromiso es producir un documental que genere esperanza e incentivo para realizar cambios profundos individuales y sociales.

“We are doing a tour on bicycle from California to Chiapas, generating our own electricity for our concerts, trying to show that not all Americans want to conquer the world and wage war for oil!” These were the first words I heard from Kipchoge, The Ginger Ninja’s bandleader, during a concert in the small town in Southern Baja California.

I decided to film them for a few days. Seeing them through the camera lens confirmed my intuition that these were the true protagonists of a great documentary. It didn’t take me long to pack my things and follow them in this adventure. I promptly put together a production team and we began what would become 5 months of shooting.

From the first week in Baja, until the last day of filming, The Ginger Ninjas never ceased to amaze me. Many times while shooting a scene: Erick, Oscar and I (the production team) stared at each other, overwhelmed with what had just happened. It seemed a script had already been written and we were there just pointing the camera. As time went on, we began to go beyond the surface and explore a profound story about a human journey.

The characters opened a window into themselves and the people and places they visited, revealing their secrets, passions and desires. This journey became more and more about an inner quest of what each one of us is looking for. We are in a moment in history in which it is important to make concrete proposals for the future rather than simply criticizing the present. I am committed to creating a documentary that generates hope and inspiration to fuel deep personal and societal change.

3 comments to “director’s statement”

  1. Bravo, Sergio!

  2. Nice work! I can’t wait to see the film.
    I love the butterfly scene on the promo video. Good luck!

  3. He visto el trailer y no puedo esperar mas por ver la película! Todo el proyecto y la forma en la que se dió me parece algo autenticamente extraordinario!!!

Leave a comment